Fuentes fijas y Huella de Carbono

Por: Ing. Georgina Castellanos


Las fuentes fijas son industrias estacionarias que generan y emiten emisiones a través de ductos de venteo o chimeneas; existen diferentes principios para la clasificación de categorías de fuentes fijas.


Mediante el Inventario Nacional de Emisiones de Contaminantes Criterio (INEM) se clasifican de conforme con la jurisdicción en la que operan, es decir, incluyen establecimientos industriales de jurisdicción federal, estatal y municipal.


Sin embargo en la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) la clasificación incluye establecimientos industriales en once sectores; las fuentes de jurisdicción estatal son establecimientos que ejecutan y llevan a cabo operaciones sujetas a las normas oficiales mexicanas como lo son la NOM-085-SEMARNAT-1994 (Establece los niveles máximos permisibles de emisión de humo, partículas, monóxido de carbono, bióxido de azufre y óxidos de nitrógeno) y NOM-043-SEMARNAT-1993 (Establece los niveles máximos permisibles de emisión a la atmosfera de partículas solidas provenientes de fuentes fijas).


En general los establecimientos de jurisdicción estatal están incluidos en:

· Productos agrícolas y alimenticios

· Productos de madera y derivados

· Bebidas y tabaco

· Productos minerales no metálicos

· Textiles y curtido de pieles

· Ingenios azucareros

· Manufactura de cerámica y productos de barro

· Recubrimiento industrial de superficies

· Operaciones de pintura industrial.


Las fuentes fijas de jurisdicción municipal son establecimientos comerciales con emisiones atmosféricas generadas por equipos de combustión como: