MICROCHIPS, SEMICONDUCTORES Y SU IMPACTO AMBIENTAL

Un microchip es una estructura pequeña formada por un semiconductor,

generalmente de silicio, es por esto que ocasionalmente los microchips son

llamados semiconductores.


Los microchips son indispensables en equipos electrónicos, autos, en las

energías limpias como en inversores y torres eólicas; sin embargo, ha existido

una escasez de microchips y esto es consecuencia de reducción de actividades

industriales a causa del COVID-19 y también al cambio climático.


A continuación, explicaremos un poco las dos causas. La escasez ante la falta de

producción para atender la demanda de microchips puede agravarse como

consecuencia de las sequías.


Tal como la sequía atípica presente en Taiwán, el principal productor de

microchips que se ha visto afectado por el cambio climático, pero, ¿Cómo es que

esto afecta a la industria? El agua es necesaria para limpiar los metales que

forman los semiconductores, según Taiwán Semiconductor Manufacturing

Company se utilizan 156,000 toneladas de agua purificadas en la producción de

chips. Se requiere enjuagar cada microchip, con 38 litros de agua.


LA HUELLA HÍDRICA DE UN MICROCHIP DE 2 GRAMOS ES DE 31 LITROS DE

AGUA